El conjunto de la Fórmula 1

Retomo un poco la actividad en el blog para hablar de ese conjunto de factores que nos hace vibrar cada 15 dias delante de la televisión, ordenador con Live Timing en medio. Hablo, por supuesto, del conjunto piloto-coche-equipo que dan vueltas y vueltas a un circuito.

Durante los últimos 3 años hemos vuelto a ver (Gracias a Dios) a Felipe Massa al volante de su Ferrari tras el horroroso accidente sufrido en Hungría 2009. No voy a defender sus resultados en estos 3 años, porque está claro que ha sido vapuleado por el mejor piloto de la F1 en estos momentos, y seguramente (cuando se retire podremos valorarlo mejor) uno de los mejores de la historia, que es Fernando Alonso. Quienes seguimos más de cerca a Felipe, por ser fans suyos o de Ferrari, como es mi caso, hemos visto los numerosos descalificativos, e incluso insultos, que se ha llevado Felipe durante estos últimos años. Hay incluso quién no le considera ni piloto de carreras, barbaridad donde las haya. Pero, ¿hasta qué punto es responsabilidad ‘solo’ del piloto brasileño?

Creo que no es difícil adivinar las principales carencias del F10 y el F150th Italia: La generación de temperatura en los neumáticos, especialmente en los delanteros. Quién conoce a Felipe sabe que, precisamente, ese también es su mayor problema. Le cuesta mucho tener el ‘feeling’ necesario en las ruedas delanteras para conducir explotando sus virtudes (Sí, Felipe también tiene virtudes). Es decir, el coche se parece en este caso demasiado al piloto, y en vez de ‘esconder sus vergüenzas’, las aumenta. Pero, ¿solo ha pasado estos años con Felipe y su Ferrari?

Pilotos como Jenson Button y Mark Webber, para mí situados en el mismo escalón de pilotos que Felipe, también lo han sufrido. Con Jenson no hay más que recordar la segunda mitad de temporada realizada en 2009, cuando su Brawn, aquejado de falta de evoluciones y de un problema crónico de generación de temperatura en las gomas, fue quedando en posiciones muy discretas mientras Barrichello era capaz de subir al podio, e incluso de ganar un par de carreras.

Incluso en este mismo 2012, donde empezó a un gran nivel con 2 podios en 3 carreras, y a partir de Bahrain tuvo una etapa desde Bahrain hasta Alemania de un punto por carrera de media. La misma etapa en la que Mclaren sufrió para evolucionar su monoplaza y el propio Jenson admitió no entender y no saber hacer funcionar los neumáticos, porque el coche tampoco le ayudaba a ello.
Con Mark Webber está pasando justo en esta época de la temporada, aunque con el problema contrario. Sobrecalienta las gomas de una manera excesiva. Y le lleva sucediendo toda su carrera. El RB8 de esta temporada trata muy bien las gomas, e incluso le cuesta a veces meterlas en temperatura, algo que en menor medida le ha afectado en calificación a Sebastian Vettel y que ha ayudado mucho a Webber, ganando carreras como Mónaco o Silverstone, circuitos que siempre se le han dado muy bien.

Sin embargo, el piloto australiano, desde esa última victoria en Silverstone, lleva una racha de 16 puntos en 5 carreras por los 65 de su compañero. Curiosamente, en todas ellas ha habido altas temperaturas y no ha sabido sacar el máximo del RB8. Curiosamente también le pasó durante todo 2011, que con un coche muy superior al resto (salvo quizás Mclaren en ciertas partes de la temporada) y que calentaba mucho los neumáticos, el piloto australiano ni se acercó a su compañero salvo momentos muy puntuales.

Quizás es una visión bastante simplista del asunto, ya que existen multitud de factores distintos en la Fórmula 1 de hoy en día que no tienen nada que ver con el piloto (Por eso nos gusta tanto este deporte, ¿no?). Quizás no es tan problema de Felipe sus resultados en los últimos años, sino del conjunto piloto-coche-equipo. ¿Y si Felipe o Jenson hubiesen corrido con el RB7, que solucionaría sus carencias? ¿Y si Webber hubiese cogido el F150th? ¿Estaría cerca de Fernando? ¿Lo habría hecho mejor Button que Massa con el F150th?

Lo que está claro es que ni Felipe, ni Jenson ni Webber tienen ese punto ‘especial’ que tienen los pilotos geniales para sobreponerse a un coche que potencie sus pocos defectos. Creo que Webber lo habría hecho bien con el F150th y creo que el F2012 de este año se le habría atragantado mucho. Como el F150th a Button.

Porque esa pizca de genialidad, de talento, de magia (si utilizo el término que tanto gusta en cierto canal de TV), es lo que distingue a los pilotos que acaban haciendo historia de los pilotos muy buenos. Pero eso no es un defecto de estos últimos, sino una enorme virtud de pilotos como Fernando Alonso, Lewis Hamilton y Sebastian Vettel en esta época o también metería a ‘viejas glorias’ como Raikkonen o Schumacher en sus mejores momentos. ¿Quién será el próximo? A lo mejor ya está en la parrilla.

Espero que se me haya entendido lo que pretendía explicar en este simple post. Que Felipe no ha dado resultados es cierto. Por una combinación de bastantes malas actuaciones suyas, por supuesto, pero también con una tremenda mala suerte (Canada 11′, Brasil 10′, y hay varias así).  Pero de verdad que digo que dudo que otros pilotos pudieran hacer lo que se le lleva exigiendo a Felipe estos años. Disfrutemos de los pilotos en vez de menospreciarlos.

Un saludo.

Anuncios

El italiano que venció en la sombra

En los últimos dias hemos tenido que acostumbrarnos al hecho de que, al menos al principio de 2012, tendremos una temporada de Fórmula 1 sin pilotos italianos, de los cuales han habido muchos durante todas las temporadas de la F1. Al menos 83 han tomado parte de un Gran Premio. Al menos 15 han conseguido una victoria. 2 fueron Campeones del Mundo, el último hace ya casi 60 años.

Alessandro Nannini fue uno de esos pilotos italianos que consiguió una victoria. De hecho, logró solo 1 en sus 76 Gp en la F1, disputados en 5 años. Su llegada a la Fórmula 1 se produjo en una escudería de su misma nacionalidad, y bien conocida por todos a pesar de su desaparición después de 2005: Minardi.

Fueron dos años muy duros. El monoplaza italiano no contaba ni con potencial ni con fiabilidad, acabando clasificado en solo 4 de las 32 carreras disputadas con la escudería italiana. Pero no lo hizo mal. La única forma para poder compararlo con sus compañeros era en calificación, donde batió en muchas ocasiones a su experimentado compañero Andrea De Cesaris en 1986 , mientras que en 1987 le endosó un 16-0 al español Adrian Campos, que debutaba en esa temporada en la máxima categoría.

En 1988, tras rechazar una oferta de Ferrari, dió el salto a Benetton con Thierry Boutsen como compañero. El salto de calidad con respecto al monoplaza era notable, como se puede ver en la 3ª posición de constructores conseguida por el equipo italiano. Fue superado por su experimentado compañero belga, al cual solo consiguió batir en una carrera en la que ambos finalizasen, y consiguió 2 podios por los 5 de su compañero.

Llegamos a 1989, donde empezaron con el monoplaza del año anterior. Compartió equipo con Johnny Herbert. Aunque empezó mal en Brasil, en su segunda carrera conseguiría su primer podio del año, algo que repetiria más tarde en Gran Bretaña tras la llegada del nuevo monoplaza, a la vez que sustituyeron a Herbert por Emmanuele Pirro. Y llegamos a su dia.

22 de octubre de 1989. Suzuka.

Vuelta 46. Sandro iba en 3ª posición cuando, delante, Ayrton Senna intenta adelantar a Alain Prost. Todos sabemos la historia. Mientras el brasileño entra a boxes, y el francés abandona y se dirige a hablar con los comisarios, el italiano coge el liderato de la carrera. Solo le duró 2 vueltas. en la 51 le adelantaría Senna, que llegaría 1º a la bandera a cuadros. Pero luego sería descalificado. Sandro era el vencedor. Sandro se subió al primer escalón del podio que se celebró después de las intensas reuniones entre los comisarios.


Las siguientes horas no se habló de otra cosa que no fuese Ayrton y Alain. El brasileño sería castigado con la retirada de la superlicencia, e incluso se llegó a temer que se retiraría de la Fórmula 1. Prost fue proclamado como nuevo campeón del mundo. Nadie se acordaba de un piloto italiano que había vencido. El mismo que conseguiría una segunda posición en la siguiente carrera en Adelaida.

El año siguiente, Nannini conseguiría un podio tras las dos decepcionantes primeras carreras. Alternó buenos resultados con abandonos. Un segundo puesto en Alemania y un tercero en España sería el resto de podios de su carrera en Fórmula 1.  Una carrera que finalizaría una semana más tarde, en un accidente de helicóptero en el que fue amputado su brazo, aunque se lo reimplantaron después con éxito. Aunque no con el suficiente como para poder volver a la F1.

Durante esa década fue capaz de tomar parte de carreras de turismos con Alfa Romeo en el DTM. En 1997 finalizó en sexta posición en el campeonato FIA de GTs, antes de retirarse. Aunque volvería a los circuitos una década después, en el “Grand Prix Masters”, donde antiguos pilotos de F1 se reunían para volver a correr.

Alessandro Nannini fue un piloto que no lo tuvo fácil, como muchos otros. Un piloto que vió cortada de raiz su carrera deportiva por un accidente fuera de la F1. Una carrera deportiva en, cuyo momento más importante, el italiano estuvo a la sombra. A la sombra de lo sucedido entre 2 leyendas de la F1. A la sombra en un podio, cuyas luces apuntaban a otro sitio. A la sombra de los despachos. En definitiva, fue un italiano que venció en la sombra.

PD: Desde aquí agradecer la ayuda a Antonio J. Fernández, gracias al cual pude llevar a cabo este post.

Yo confío en Bruno.

Bruno Senna ha fichado por Williams como sustituto de Rubens Barrichello. Ha habido mucha gente (como yo) que nos hemos alegrado por ello. Pero hay muchas personas que se han mostrado reacias, en contra de este fichaje, y que han llegado a faltar al propio piloto, e incluso a mentir. Voy a dejar mi opinión sobre el tema.

Primera oportunidad

Para Bruno creo que es la oportunidad más importante, y si no sale bien, la última, de demostrar algo en Fórmula 1. Por delante va a tener, por primera vez, la oportunidad de realizar una pretemporada completa (algo que no pudo hacer con Hispania). Soy de la opinión de que no se le puede juzgar del todo bien por los 2 años que ha estado en Fórmula 1, ya que en el 1º no dispuso de un coche “real” de F1, y el segundo tuvo que alternar el competir con el aprender “a marchas forzadas”, con un compañero bastante más experimentado que él en el equipo, con las Pirelli y con los dispositivos Kers y DRS.

Duelo con Maldonado
En esta temporada se podrá ver, más claramente, el nivel de Bruno, sobre todo al respecto de su compañero Pastor Maldonado. Pero hay muchos que se atreven a asegurar 100% (me gustaría saber cómo) que el venezolano superará a Bruno durante todo el año. Puede pasar cualquier cosa, que suceda esto último o que pase todo lo contrario.

Pero hay un antecedente. Ambos pilotos debutaron en Gp2 en la temporada 2007, y coincidieron hasta 2008. En ambos años Bruno superó a Pastor, en ambas ocasiones en 3 puestos en la clasificación final. Mientras que el brasileño fue más regular y constante (quedando casi siempre entre los 5 primeros en su segundo año, y al nivel de un piloto experimentado como Giorgio Pantano, campeón en 2008), Pastor fue encadenando fallos y abandonos, con picos de gran rendimiento. En 2009 Bruno intentó dar ya el salto a F1, casi sustituyendo a Barrichello en Brawn Gp. La jugada le salió mal, y tuvo que conformarse con prepararse para Le Mans, mientras que Pastor realizaba una más que decepcionante temporada en Gp2.

Comparaciones

Se está diciendo mucho en los 2 últimos años (desde que debutó en Hispania) que Bruno está ahí solo por su apellido y el dinero que trae con él. Que no ha hecho nada en categorías inferiores para merecer estar en F1. Parece que ser 3º en Formula Renault y 2º en Gp2 en sus segundos años no es suficiente.

Pero, por ejemplo, Sergio Pérez ha conseguido ser 2º en su 2º año de Gp2 con un equipo puntero,y sin hacer nada destacable en la A1 antes de Gp2. Quizás con más victorias, si. Pero en un equipo puntero eso es normal. Entonces, ¿cuál es la diferencia?

Supongo que las sensaciones (totalmente respetables) de cada uno. A mi Sergio me parece también un gran piloto (está entre mis favoritos para estar en Ferrari en un futuro). Pero, ¿no os parece que del mexicano se menciona el talento y se “omite” su gran apoyo económico (mayor que el de Bruno), y que con el brasileño pasa TOTALMENTE lo contrario? Ahí lo dejo. Y esto es solo un ejemplo de muchos que podría poner. Respeto a la gente que no piensan en Bruno como un “gran” piloto. Pero no a los que dicen que no ha hecho nada destacable antes. O que no ha hecho lo mismo que otros para llegar a F1, porque eso es FALSO (Y lo digo con datos en la mano).

Injusticias

Muchos mantienen que es una injusticia que los 2 pilotos de Williams estén en F1, y que Jaime Alguersuari no tenga asiento. Estando de acuerdo en esto último sobre Jaime, yo me pregunto. ¿Dónde estaban estos mismos en 2009, cuando subieron a Jaime (sin NADA de experiencia y sin haber podido demostrar casi nada por falta de tiempo) al Toro Rosso en 2009? ¿No fue injusto para otros pilotos entonces? Quizás si Bruno hubiese cogido ese asiento (que también sonó para ese año como sustituto de Vettel) hubiese tenido una carrera deportiva normal, sin tanta crítica y con todo el merecimiento del mundo. Y repito, ¿dónde estaban los que ahora hablan de injusticias?.


Williams

Si yo fuese Williams no hubiese subido a Bruno, teniendo a Maldonado como fijo. No soy tan falso. Mirando por el bien del equipo, está claro que tener a 2 semi-novatos como titulares no es lo más recomendable para un equipo de F1. Y no voy a negar que el dinero ha jugado una baza importante para Bruno. También me duele ver a un histórico como Williams eligiendo a ambos pilotos por su chequera, y no solo por su talento. Pero, una vez que han elegido a Bruno, ¿Qué necesidad tienen algunos de echarle por los suelos? ¿Qué ha hecho Bruno para merecer esto? ¿Apellidarse Senna? No es culpa suya. Yo solo pido una cosa. Que por favor, dadle el beneficio de la duda. Eso que parece que ya no existe en este mundo.

Pero tened clara una cosa. Si le dejan/dejais, creo que demostrará lo que vale. Que no está ahí solo por dinero o por su apellido. Que se puede ganar un sitio en Fórmula 1. Sea en Williams o en otro equipo. #YoConfioEnBruno.

Temporada 2011: Confirmaciones

Una temporada más de Fórmula 1 que ha finalizado. Una temporada que comenzó tarde sin un Gp Premio de Bahrein que no sabemos si se disputará en 2012. Una temporada que nos ha dado un nuevo bi-campeón, a la vez que ha confirmado al otro como mejor piloto de la parrilla. Sorpresas, decepciones y mucha, mucha diversión. A continuación, los pilotos y equipos que, en mi opinión, se han asentado claramente durante este año 2011.

Sebastian Vettel se ha coronado como el Bicampeón del Mundo más joven de la Historia.

PILOTOS

Sebastian Vettel: Espléndido durante toda la temporada. Salvo un mes de Julio en el que quizás bajó un poco su nivel, no ha dado opción a nadie y se ha llevado un mundial totalmente merecido. Poseedor de un coche al que se agarran muchos para desmerecerle, lo cierto es que ha superado con creces a un piloto como Mark Webber, más que consolidado en este deporte. Según algunos por “manipulación” al coche del australiano. No entro en teorias conspiranoicas. Sebastian ha demostrado un nivel altísimo para un chico de 24 años que tiene una proyección todavía impresionante.

Fernando Alonso: Con un buen coche que nació mal y que evolucionó bien, el español ha sabido maximizar su mayor virtud: el sacar el 100% a su coche de manera más constante que los demás. Prácticamente sin fallos durante el año, ha finalizado en una cuarta posición muy digna, pero que sabe a poco para un bicampeón y, sobre todo, para una Scudería como Ferrari. Si en 2012 el monoplaza rosso está cerca del nivel de Red Bull y Mclaren y mantiene la evolución vista durante 2011, está claro que será un candidato más que serio para el mundial.

Jenson Button: Increible el Inglés durante esta temporada. Un piloto que siempre ha sufrido cuando no ha tenido todo “bajo control”, este año hemos visto que ha sabido sobreponerse a los problemas de su monoplaza  y que ha sabido modificar su estilo de conducción según requería cada situación. Un cambio de estilo que, sin embargo, no ha mermado su fuerte mentalidad, manteniendo a raya a un Hamilton con más talento pero más inconsistente.

Gran año el realizado por el finlandés

Heikki Kovalainen: A pesar de acabar el campeonato tras Trulli (13º en Australia y Mónaco), el nivel mostrado por ambos en el global ha sido bastante dispar. Siendo justos con el Italiano es cierto que es difícil destacar en esas posiciones. De ahí el mérito de Heikki. El finlandés ha sido capaz de dar el 100% del coche durante gran parte de la temporada, llegando a mantener en varias carreras del final el ritmo de pilotos como los de Williams o de Lotus Renault. Esperemos que en 2012 se mantenta en un proyecto que ha liderado desde el inicio.

ESCUDERÍAS

Red Bull Racing: Los chicos de la bebida energética lo han vuelto a hacer. Han repetido los resultados de 2010, pero de una manera completamente diferente. Mientras que la temporada pasada les falló la fiabilidad del monoplaza y sus pilotos no fueron el paradigma de la regularidad, esta temporada se han encontrado con un Sebastian Vettel inconmesurable cuyo primer título le ha dado una tranquilidad que ha sabido trasmitir a la pista. No así Mark Webber, cuyos problemas de adaptación a los Pirelli le ha llevado a realizar una discreta temporada que ha conseguido salvar al final con una victoria que le ha dado la tercera posición del mundial de pilotos.

Año a año, el equipo Indio va a más en el mundo de la Fórmula 1

Force India: Los chicos de Vijay Mallya han realizado un gran trabajo durante este 2011. Han realizado un diseño de monoplaza arriesgado a la vez que continuista (junto con Team Lotus, los únicos en adoptar la toma de aire de Mercedes en 2010), el cual les ha permitido evolucionar durante el año a un buen ritmo. Además, la combinación de piloto semi-experto (Sutil) y Rookie (Di Resta) no les podría haber salido mejor. El alemán ha realizado una más que aceptable temporada, consiguiendo una gran cantidad de puntos y llevando el peso de la evolución del monoplaza, aunque parece que finalmente será sustituido por Nico Hulkenberg para la próxima temporada. El escocés ha sorprendido a todos con su rendimiento, más si cabe que viene de una categoría como el DTM (aunque probó con el equipo durante 2010 en entrenamientos) y confirmándose como el Rookie del año por delante de un Sergio Pérez que promete mucho.

Team Lotus: Ya en 2010 realizaron una más que notable evolución. Este 2011, tras su acuerdo de colaboración con Renault (motor) y Red Bull (difusor), les ha permitido desde principio de temporada separarse de Virgin/HRT, y una gran evolución les ha permitido llegar a final de temporada casi al nivel de una Williams en declive. 2012 será un año clave para situarse en la parte media de la parrilla y luchar con los Sauber-ToroRosso-ForceIndia, aunque no veremos ya a Team Lotus, sino a Caterham.

Errar es humano. También en Abu Dhabi.

Hace este fin de semana 1 año de una de las carreras en las que, personalmente, peor lo he pasado. Una carrera que supuso el no-título de pilotos para Fernando Alonso y para Ferrari. Mucho se ha hablado en estos 365 dias de ella. Buscando culpables, e inocentes. Buscando los errores.

Fernando Alonso, con el F10 en Abu Dhabi

El F10 no funcionó en Abu Dhabi

Esta es la base de todo en la Fórmula 1 a dia de hoy, y no fue menos aquél Gran Premio. Durante todo el fin de semana el F10 no mantuvo el ritmo al RB6 ni al MP4-25. Además, el coche cuando más rindió fue con una configuración de carga aerodinámica más alta, lo que le benefició en calificación (Fernando fue 3º), pero que en carrera fue menos efectiva, sobre todo a la hora de adelantar.

En mi opinión se enfocó mal la carrera por parte de Fernando Alonso y la escudería italiana. Vistos los problemas de velocidad punta que tenía el monoplaza rojo, era fácil pensar que sería difícil adelantar. Y ya en la parrilla, a Fernando Alonso no le preocupaba si Button le adelantaba en la arrancada, dejándolo cuarto al límite del abismo (Si Sebastian Vettel ganaba y Fernando bajaba a la quinta posición, el alemán sería campeón del Mundo). Por ello creo que Fernando (que es quién conducía) se equivocó en no defender más agresivamente su posición con Button en las primeras curvas.

Safety Car

La clave de todo. La salida del Safety tras el golpe entre Schumacher y Liuzzi provocó una variante estratégica: confiar en la poca usura del neumático duro de Bridgestone, la cual permitiría realizar las 54 vueltas restantes con estos neumáticos. Esta estrategia la realizaron pilotos como Nico Rosberg, Vitaly Petrov y Jaime Alguersuari, los cuales consiguieron avanzar posiciones.

Neumáticos

Fueron muy poco previsibles los neumáticos en este circuito la temporada pasada. Tras 10 vueltas, algunos pilotos acusaron “desgaste”, entre ellos un Webber que entró a hacer la parada, provocando así que ambos Ferrari le marcasen. Durante sus primeras vueltas, Webber fue más rápido que los hombres de delante, quienes bajaron su ritmo por los neumáticos blandos. Pero, mediada la carrera y cuando Fernando ya estaba tras la zaga de Petrov, el neumático blando de los pilotos delanteros no solo no bajó de ritmo, sino que lo aumentó debido al descenso de las temperaturas al caer la noche. Esto permitió que Vettel, Hamilton y Button abriesen hueco con Nico Rosberg, que habiendo parado se había colocado incluso a menos de 20 segundos del líder sin parar, por lo que también habrían salido detrás del piloto de Mercedes.

Además, me dió la sensación de que Ferrari y Red Bull (por parte de Webber) se esperaban que el neumático duro sufriera más degradación, para que así los que entraron en la primera vuelta tuvieran que entrar a cambiar neumáticos. Ni que decir que se equivocaron.


Rival equivocado

Aquí entra en juego algo que comento más arriba. Perder una posición significaba ya perder el mundial. Por lo que en Ferrari se centraron en defender la posición con Webber (5º en ese momento). Esto les llevó a que, cuando Webber montó los neumáticos más duros y a marcar de morado los sectores, llamasen primero a Massa, y luego a Fernando, para no perder esa posición fundamental. Ahí está lo erróneo de la estrategia. Por la inmediatez (lógica por una parte) de perder esa posición vital, dejaron de lado otros factores.

Necesitaban actuar rápido. Pensaron que quizás, manteniendo a Fernando en pista, quizás Webber le pasase simplemente por ser más rápido que el español. No vieron que podrían salir detrás de pilotos que ya habian realizado la parada. Ni vieron que Webber podría quedarse atascado detrás de uno de esos pilotos (como le pasó a Fernando). Incluso tardaron 2 vueltas en llamar a Massa, y 3 a Fernando, para tomar la decisión, debido a que Webber perdió tiempo detrás de Jaime Alguersuari. Ese fue el fallo de Ferrari y de Fernando. Si nos centramos en Webber, acertaron de lleno. Pero se centraron en el rival equivocado. El rival había pasado a ser Vettel.

El Trazado

Neumáticos, Safety Car … Quizás todo eso hubiese sido menos decisivo de no ser por el trazado árabe. Uno de los peores que se han visto en el tema de los adelantamientos. Sus curvas de 90º, totalmente planas o de peralte hacia el exterior (como la curva 13). Todo esto, añadido al polvo característico de los Grandes Premios en el desierto, que hace prácticamente imposible adelantar saliendote de la trazada, fue clave para que Vitaly Petrov mantuviese a Fernando Alonso detrás durante tantas vueltas. O para que Felipe Massa no tuviese casi ninguna oportunidad de adelantar al español Jaime Alguersuari.

¿Culpable?

Chris Dyer

Desde aquél 14 de Noviembre de 2010, nada más acabar la carrera, se focalizó toda la culpa en un solo aspecto: la estrategia. Y en un solo hombre: Chris Dyer, máximo responsable de la estrategia en el equipo italiano en aquél entonces. Como por todos es sabido, el australiano fue cesado por Ferrari poco después como máximo responsable de lo sucedido en esta carrera.

En mi opinión, me parece injusto hacer que toda la responsabilidad recaiga en el australiano y en la estrategia. En otras ocasiones, gracias a la estrategia de Dyer, se han ganado posiciones en las paradas en boxes. En esta ocasión, debido a la magnitud de este error, las consecuencias fueron más duras por lo que se jugaba en ese momento. Pero al igual que el resultado de una temporada hay que tener en cuenta todo de lo sucedido en ella también en esta carrera en especial hay que tener en cuenta todos los factores que se dieron para este desenlace. La estrategia no fue buena. En eso estamos todos de acuerdo. Pero no es lo único. Quizás no sea ni siquiera lo más importante. Pero fue lo más comentado. Quizás para “exculpar” al piloto.

Pero no nos olvidemos. Esto es Fórmula 1. Y por muy tecnológica que se haya convertido, el componente humano sigue siendo muy importante (y no solo en el piloto). Y, recordemos, una máxima que hay en este mundo: Errar es humano.

Mal acostumbrados

Negra. Muy negra ha sido la última semana en el mundo y la familia del Motorsport entre la que me incluyo.

Dan Wheldon, descansa en paz.

Justo en esta hora en la que os escribo, hace solamente una semana (que se me ha pasado muy lenta), un accidente múltiple nos dejaba, tras muchos minutos de espera, sin Dan Wheldon, campeón de la Indy Car en 2005, bi-subcampeón dos veces de la categoría y vencedor en dos veces en las míticas 500 millas de Indianápolis. Poco voy a comentar del inglés. No soy seguidor habitual, pero sí esporádico, de la categoría estadounidense. Justo tras encender el ordenador y poner en marcha el link con la carrera, ocurrió todo. Solo vi 2 o 3 curvas de la carrera. El resto, tensa espera junto con dos compañeros y amigos por Skype que duró 2 horas y que finalizó del peor modo. Lágrimas y más lágrimas. Dan Wheldon había muerto.

Quienes me conocen un poco saben muy bien lo que me afecta estos sucesos. Esa noche apenas fui capaz de dormir, y el único momento que lo conseguí, me desperté tras una pesadilla en la que veía de nuevo el accidente. Pero lo que me afectó este accidente es poco, por desgracia, comparado con lo de hoy. Y que no se me entienda mal, por favor. Pero es más fácil de superar esta desgracia en una categoría que “solo” ves de vez en cuando, que de una que sigues desde que eres pequeño.

Marco Simoncelli con su Mini

Porque a Marco Simoncelli muchos le hemos visto “crecer” en el Campeonato del Mundo de Motociclismo. Lejos quedan esos tiempos en los que destacaba como gran piloto en el Circuito de Jerez (donde venció en 125cc en 2004 y 2005), y en el resto pasaba “sin pena ni gloria” hasta que consiguió regularidad en los primeros puestos a finales de su último año en la categoría. En 2007 pasó a la categoría de 250cc, donde le costó 2 años volver al podio en la temporada en la que se proclamó Campeón del Mundo, título que perdió en la temporada siguiente en lucha con Hiroshi Aoyama. Y llevaba el mismo camino en Moto Gp. Un año “discreto” en su temporada de debut en la categoría, y consiguiendo poles este año que no consiguió transformar en grandes resultados en carrera. Un único podium en Brno es su mejor resultado en la categoría reina.

No voy a descubrir a Marco Simoncelli aquí. Piloto de un talento innato, pero de “cabeza loca” encima de la moto. Agresivo donde los haya, incluso se ganó la fama de sucio (en mi opinión, justamente en algunas acciones). Querido y odiado en muchos circuitos. Pero uno de esos pilotos que, como se suele decir con muchos otros, “si no existiese, habría que inventarlo”. Llamado a ser el sucesor de su compatriota Valentino Rossi. No voy a decir que fuese fan de Marco como si lo soy de Valentino. Pero quién me conoce bien sabe que, tras los españoles, los pilotos italianos son mi perdición. Hoy nos ha dejado. Pero solo terrenalmente, porque como (por desgracia) muchos que fallecieron haciendo lo que más le gusta, su recuerdo será eterno. Siempre será #eterno58.

Durante la próxima temporada, con Simoncelli sentiré algo parecido a lo que he sentido este año con Robert Kubica. Piloto que has visto crecer en una categoría y que he echado muchísimo de menos. Por desgracia, hay una pequeña y gran diferencia. Con Robert todavía tenemos la esperanza de volver a verlo en pista compitiendo. Con Marco no pasará lo mismo. Porque lo que le ha sucedido a Marco Simoncelli, a Dan Wheldon, al igual que le sucedió a otros grandes campeones como Gilles Villeneuve, Ayrton Senna, Roland Ratzenberger, Shoya Tomizawa (y un gran número de pilotos que ha habido y, por desgracia, habrá) nos recuerda lo siguiente:

Motorsport can be Dangerous.

Nos lo han recordado esta última semana. Muchas veces nos olvidamos de este pequeño, pero importante detalle. ¿Y por qué nos olvidamos? Porque, como reza el título de este post, estamos mal acostumbrados. Mal acostumbrados a que, viendo accidentes muy fuertes, pocas veces suele pasar algo importante.

Ciao, Marco ... Sempre nel mio cuore.

Alonsista

Tras el Gran Premio de Singapur y, por desgracia, tras un cruce de declaraciones entre Fernando Alonso y Jaime Alguersuari, ha surgido un debate en ‘Twitter’ sobre lo que es ser alonsista y “aparentarlo”. No voy a decir que soy poseedor de la “fórmula mágica” de lo que es ser aficionado a un piloto o no. Solo voy a dar mi humilde opinión sobre el tema. Voy a englobar el concepto “Fan de tal piloto” en “Alonsista” para ponerlo como ejemplo. Pero creo que se puede extrapolar perfectamente para cualquier piloto/persona.

En primer lugar, para mi ser Alonsista significa APOYAR al 100% a Fernando. Tanto en los buenos momentos, como en los malos. Significa vibrar con cada adelantamiento. Con cada vuelta rápida. Significa que sus victorias las sientes tuyas, y las derrotas también.

Ser Alonsista no significa que tenga que menospreciar a otros pilotos. Porque para halagar a Fernando, para sacar a relucir todas sus virtudes, no hace falta pisar a otros pilotos (como se está haciendo, por ejemplo, con Felipe Massa). No hace falta menospreciar a un piloto para halagar a otro. Es mejor decir “Fernando es más rápido y completo que Felipe” que decir “Felipe es un paquete”. Porque lo 2º es mentira, ya que los 24 pilotos que hay cada temporada de Fórmula 1, en mayor o menor medida, se merecen estar ahí, y han demostrado cualidades suficientes y necesarias para estar ahí, y ser considerados grandes pilotos. O, por ejemplo, decir que un piloto SÓLO gana por su coche (como está pasando con Vettel). No es normal decir que Fernando es un Crack por sacarle 6 décimas a Felipe, pero decir que Vettel le saca 6 décimas a Webber porque le manipulan el coche al australiano.

Ser Alonsista tampoco significa que no se pueda apoyar a otro piloto. Yo soy Alonsista, pero también soy Sennista (por Ayrton y por Bruno, por separado). También soy Ferrarista. Y no se si recordareis que Fernando y Ferrari, antes de estar juntos, estaban luchando entre ellos por lo mismo. Y no soy menos Alonsista (o menos Ferrarista) por no tomar parte de ningún lado y disfrutar con los duelos. No necesito apoyar más a uno que a otro si, por un casual, Fernando y Bruno luchasen por un mundial. Simplemente disfrutaría con ese duelo, y que gane quién se lo merezca. Me daría igual. Sería feliz ganase quién ganase. Y no por ello, soy menos “Alonsista” o “Sennista”.

Tampoco significa que porque a Fernando le gane otro piloto, tenga que “odiar” a ese piloto. Disfrutar viendo competir a Hamilton, Vettel, Button, y un larguísimo etcétera no significa ser menos alonsistas (y hay gente que me ha dicho todo lo contrario. Ellos sabrán). Cuando Fernando lucha de tú a tú con otro piloto, y al final gana el otro piloto, me siento “triste”, por supuesto, ya que han vencido al piloto al que apoyo. Pero no soy menos Alonsista si a Fernando le adelantan por el exterior de la 130R (Como hizo el propio Fernando a Schumacher en 2005), y me levanto del sofá a aplaudir tal maniobra, aunque por dentro me duela como si fuese un disparo.

Y, sobre todo, Alonsista no es aplaudir SI o SI todo lo que hace Fernando. Como todas las personas, tiene sus fallos y sus aciertos. Como persona, tiene sus aspectos que me gustan, y también que me disgustan. Y voy a poner un ejemplo claro: a mi no me gusta NADA cuando alguien me habla con las gafas puestas. A mi me gusta mirar y ver los ojos de la persona que habla. Y me da igual que lo haga quién lo haga. Si Fernando lo hace, digo que no me gusta. Pero hay otros “Alonsistas” que, en Valencia 2010, aplaudieron que Fernando dijese el término “Carrera manipulada”, y también aplaudieron cuando en Silverstone 2010, 2 semanas después, hizo TODO lo contrario y se calló. No soy menos alonsista por criticar lo primero (como hice) y aplaudir lo segundo. Comprender no es contrario a criticar. Yo comprendí su cabreo y su reacción, pero critiqué que lo hiciese.

Y creo que todos estaremos de acuerdo en que NO es ser Alonsista (sino Gili……) insultar, decirle de todo a pilotos por “perjudicar” a Fernando. Y pongo dos casos distintos. Los que se están dedicando a vapulear a Jaime por bloquear a Fernando, que ya lo hacen cuando en vez de Jaime es otro piloto. Que es algo que ha pasado SIEMPRE. A Button mismo le perjudicaron una barbaridad, y nadie dice nada. Y el otro caso es Abu Dhabi 2010, cuando MUCH@S “Alonsistas” (gili…..) se dedicaron a insultar en su Facebook a Petrov, a decirle de todo por “Cerrar” a Alonso. Por hacer SU TRABAJO. Intentar conseguir el mejor resultado propio y para su equipo. Y aplaudieron a Fernando por su feo gesto tras la carrera a Petrov desde el coche. Eso no es ser Alonsista. Eso es ser otra cosa. (Si, Gili…..).

Y, sobre todo, mi razón más importante. Está genial ser Alonsista. Ser Sennista. Ser Kubiquista. Ser Vettelista. Es totalmente lícito, normal e incluso aconsejable apoyar a alguien. Pero por encima de todo eso, lo que hay que ser es, en mi humildísima opinión, AFICIONADO A LA F1. Aficionado a un deporte, no SOLO a un piloto. O cuando ese piloto deje la Fórmula 1, ¿vas a dejar de verla? Eso, para mí, es Patético. Así lo digo. Y que se dé por aludido quién quiera. Pero conozco muchos casos. Muchas gracias a todos por leerme. Un saludo.